Cerca de 17 mil niños y jóvenes no volvieron a las aulas en Antioquia

“Los están buscando con llamadas y recorridos en los barrios.” Así es la situación.

17 mil niños y jóvenes no volvieron a las aulas en Antioquia.

Se está terminando el mes de marzo y aún hay miles de estudiantes antioqueños que no volvieron a las aulas. Tan solo en Medellín son 7.038 que se presume que desertaron porque no se matricularon o no están asistiendo a las clases.
“Hemos encontrado que los niños en edad escolar sí se matricularon; sin embargo, los adultos no necesariamente se encuentran matriculados y estamos viendo que los jóvenes y los jóvenes en extraedad son precisamente los que han abandonado el sistema”, explicó Alexandra Peláez, Secretaria de Educación Departamental.
La mayoría de desertores se concentran en las subregiones del Bajo Cauca y en el Urabá antioqueño, según los datos recientes.
Las causas de la ausencia también se deben a la falta de conectividad en los hogares porque a pesar de que las clases se adelantan en alternancia, algunas familias no cuentan con internet o computadores, como lo indicó Alexandra Agudelo, secretaria de Educación de Medellín.
“Las causas de abandono de estos estudiantes son falta de tecnología en muchos casos, en otros hubo movimientos de domicilios, de sus familias, ya no están en el barrio donde estaban, sino que se tuvieron que mudar a otros lugares y otros tantos que por ejemplo no hemos encontrado y que seguimos buscando han sido extranjeros, en muchos casos venezolanos que no los hemos podido encontrar”, detalló Agudelo.
En las comunas en donde más se han reportado casos de deserción son Manrique (comuna 3), Villahermosa (comuna 8), Popular (comuna 1) y La Candelaria (comuna 10 o centro de Medellín).


En barrios populares de Medellín se ha concentrado también la búsqueda de niños y jóvenes que no volvieron a las aulas.

Los profesores han sido los que más han notado la ausencia. Así es el caso de Margarita Rojo, una docente de un colegio público de la comuna 2 (Santa Cruz) de Medellín, quien pidió el cambio de su nombre.
“Tengo siete niños que desertaron prácticamente, no hacen nada, no se reportan, no hacen las tareas ni van a las clases en alternancia. Me comunico con las mamás y ellas me dicen que sí van a estar al tanto pero no han presentado ninguna actividad”, dijo la maestra.
“De alguna manera se consideran desertores porque les están negando el derecho a la educación y si uno no cuenta con el apoyo familiar, qué se puede hacer. Nosotros estamos tratando de establecer unas rutinas y de que sean pocas tareas para que no se estresen”, agregó la profesora a quien le preocupa esta situación porque avanza el año escolar y sus siete niños, que no volvió a ver, podrían perder el año.

¿Qué se hace al respecto?

Ante este panorama, tanto la Secretaría de Educación de Antioquia como la de Medellín adelantan varias estrategias.
En el caso de la capital antioqueña incluso pasan por los barrios visitando los hogares, como ocurrió por ejemplo a mediados del año pasado cuando la estrategia consistió en pasar por los barrios y cuadras buscando a los desertores, algo que incluyó un equipo educativo y de artistas.
“Hemos siempre hemos querido hablar en términos de permanencia y una de las estrategias es Estudiar transforma mi futuro y hemos estado con la Donatón Tecnológica en la que hemos beneficiado a mil estudiantes, el transporte escolar que ya se ha reactivado y son 3 mil estudiantes que están siendo beneficiados porque estamos en el modelo de alternancia”, dijo la secretaria de educación de Medellín.

Agregó que las ayudas a los estudiantes también se concentran en el PAE (Programa de Alimentación Escolar) que beneficia a 220 mil estudiantes, además se han entregado alrededor de 9.500 kits escolares.

Webgrafía: EL TIEMPO.